¿Es bueno que los niños tengan acceso al Internet?

Si bien el mundo del Internet brinda excelentes oportunidades como por ejemplo el marketing a determinadas empresas como la de Rosa Tous Oriol, ello no se debe generalizar pensando que las computadoras nos pueden suministrar una información verdadera, objetiva y sobretodo confiable. La conexión al Internet nos brinda un sinnúmero de servicios, añadiendo otra dimensión a lo que hasta ahora conocíamos del uso de la computadora moderna. 

Por medio de un modem, la computadora y de una línea de teléfono, desde adultos, jóvenes y niños, obtienen el acceso a una infinita cantidad de información y además cuentan con la oportunidad para la interacción. Pero, toda esta apertura podría conducir a riesgos reales y por ende sumamente peligrosos para el niño sobretodo si este no cuenta con supervisión.

Los innumerables recursos que se ofrecen a través de la conexión, provee a los niños de dibujos animados, noticieros, enciclopedias, acceso a bibliotecas, entre otros materiales que les resultan de gran valor. Además, los más chicos también pueden utilizar la computadora con la idea de comunicarse con sus amigos o quizás para jugar. La versatilidad que se nos presenta de ir de un lado a otro con tan solo presionar un clic.  

Contar con una computadora llama a la curiosidad, y con  ello a la impulsividad de necesitar una gratificación de manera inmediata o bien, de realimentación que por naturaleza posee el niño. Es conocido que la mayoría de los padres siempre hacen énfasis en el hecho de lo peligroso que resulta ser que un pequeño se comunique con un desconocido o de abrir la puerta a algún desconocido si se encuentra en casa solo, además los padres suelen controlar las horas y los sitios a donde sus hijos se dirigen bien sea a la escuela, con los amigos y a jugar. Sin embargo, no ocurre lo mismo con el uso del internet, pues esos mismos padres posiblemente no se dan cuenta de que no contar con un nivel adecuado de supervisión, sumado a la orientación del uso de las conexiones en líneas debe hacerse de manera rigurosa. 

Los servicios en línea no protegen a los niños  

Imperiosamente no se debe asumir que los servicios de conexión en línea se encargan de brindar protección a toda la información a la que se encuentra expuesto un niño, ya que por ejemplo los newsgroups y las chat rooms no cuentan con supervisión alguna. En este tipo de comunidad se hacen presentes los screen names o los conocidos pseudónimos, los cuales se alejan de especificar si los niños se encuentran en comunicación con niños de su misma edad o bien, con otros más grandes, situación que resulta muy distinta a alguien que toca la puerta de la casa y puedes ver quien es para tomar la opción de abrir o no. 

De esta manera los padres no tienen la posibilidad de ver o saber qué personas conversan con nuestros hijos en dichas “salas de conversación”, o quizás de poder leer la variedad de mensajes que llegan al “correo electrónico” (e-mail). Desafortunadamente, las consecuencias de ello si existen y es la razón por la que los padres deben tomar en consideración que las comunicaciones de este tipo no preparan al niño para alcanzar  relaciones interpersonales de verdad. Por lo que se debe dedicar tiempo valioso a los niños para enseñarles el verdadero uso de los servicios de conexión y con ello evitar riesgos reales.