Ni los niños se escapan del conocido consumismo a través de las redes invisibles del Internet

El sueño de toda economía es que el consumidor adquiera todo lo que ve sin importar su costo, y eso ya no es un sueño, ni siquiera el lugar donde se encuentre pues Internet va un paso más allá rompiendo la distancia y el tiempo, muy distinto a cuando éramos pequeños y veíamos por ejemplo en una tienda figuras hot toy batman, y teníamos que esperar a que fuesen comprados de la forma tradicional o cuando nuestros padres lo consideraban pertinente. 

Ahora el consumidor es omnipresente 

El alcance del Internet en todos los ámbitos ha sido tal, que desde casa puedes hacer todo, desde el pago de los servicios, hasta grandes transacciones de todo tipo. En ello el marketing enfocado hacia el mercado infantil ha tomado un repunte resaltante en los últimos años pues sólo un comprador satisfecho, podría arrastrar con él, a cientos de compradores más en el mismo rubro. 

En el entorno cotidiano y desde que son aún bastante pequeños, los niños reciben innumerables mensajes sin notarlo por ejemplo de comida rápida, películas, marcas de juguetes, anuncios diversos, y ello a través de todos los medios, por lo cual no es de sorprender que niños de escasos dos años, y reconozcan las diversas marcas y logotipos, aún cuando no saben leer ni escribir, y medianamente pronuncia alguna palabra. 

Consumidor actual y del futuro 

Las marcas a nivel mundial que se enfocan en el mercado infantil se han convertido en un objetivo prioritario pues son la base de las compras familiares. Estudios realizados arrojan que si los niños que se ubican entre los nueve y catorce años consumían al menos dos mil millones de dólares al año, estos eran la influencia directa en las compras familiares que ascienden a veinte mil millones de dólares. 

Las compras de juguetes por ejemplo, se encuentran estimadas en la probabilidad de ser solicitado en una mayor cantidad por un niño, es decir, si este pide de forma reiterativa un juguete en específico, existe una probabilidad muy alta de que la familia termine adquiriendolo. Lo que también subordina el lugar en donde se va a comprar si es por Internet o en un centro comercial, y simultáneamente lo que se va a comer cuando ello suceda. 

Logotipos llamativos para capturar a un renglón del consumidor 

Hasta cierta edad, los niños manejan la publicidad como una manera de acceder a su diversión, y esto es porque ellos en realidad no entienden de qué se trata, solo saben que si tienen esto o aquello que ven, se sentirán felices y se divertirán. Dich situación se va esclarecido hacia los 8 años de edad, aunque siguen siendo bastante vulnerables a la publicidad que reciben a diario, siendo esta una ventaja marcada para la industria del marketing pues su trabajo fundamental se enfoca en encontrar la manera de que los niños soliciten un artículo en específico, para que sus padres lo adquieran sin dudar.